Querido universo.

Sí, estoy siguiendo mi horario, yo tampoco me lo creo, siendo sincero; así que hoy toca *tambores* ¡Un relato!

Pero antes de soltaros este relato, quiero decir que se lo dedico a mi querida Koschei y que, en cierto modo este relato también le pertenece. Ella entenderá al completo todito esto. Sin más preámbulos, ¡allá vamos!




Mi querido universo,

¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que hablamos? Estrellas han perecido desde entonces, su últimas palabras en forma de luminiscencias me han susurrado las historias de sus sistemas y de sus vidas, pero, sobre todo, de tu trabajo en ellas; y el eco de sus voces me hablan de sus vidas, de su estancia, ¿crees que podré llegar a conocerlas algún día?

El resto de planetas te echan en falta y me han pedido que te cuente algo de sus últimas “aventuras”. Mercurio es cada vez más alegre y nunca se separa de Sol, eso tampoco ha cambiado mucho desde que te fuiste; Venus y Marte han vuelto a discutir y Venus me ha prometido que esta vez no le va a perdonar, ¿No te parecen adorables? Saturno y Júpiter están algo dañados, pero creo que no es nada demasiado grave, seguro que en unos días vuelven a la normalidad... Y bueno, el que peor está de todos es Plutón, se ha entristecido mucho porque algunos de mis humanos no le consideran un planeta, pero todos le estamos dando muchos cuidados, pobrecito mío…

Pero no te escribo estas palabras para informarte de cómo van los otros, sino para decirte que cada día me siento más débil… Creo… Bueno, creo que me estoy muriendo.

¿Recuerdas cuando me ofreciste limpiar de mí a aquel grandioso mal que estaba por nacer? Llevabas razón, me están matando lentamente… Cada vez me noto más cálida y seca y hay veces que me cuesta muchísimo respirar, pero aún así no quiere que les hagas nada, ¿queda claro? Sé que estás en contra de esto y sé también que en cierto modo odias a los humanos, pero son mis hijos, yo los amo. Ojalá, ojalá pudiese acercarme a ellos y ofrecerles ayuda y cuidarles más aún, sé están haciendo tantísimo daño los unos a los otros.

Quizá no soy tan buena madre como creía, quizá por ello mis hijos se hacen tantísimo daño entre ellos. Solo espero poder renacer en mí la vida y hacerlo mejor, educarlo y cuidarlos de verdad: se lo merecen.

¿Te acuerdas de cuando tú mismo intentaste lo mismo? Recuerdo cómo me odiabas, cómo eras incapaz de siquiera pensar que yo, un planeta cualquiera, se hubiese escapado de tu control, cómo había sido capaz de librarme de tu determinismo, de tu elección de vida. Recuerdo cómo lo intentaste varias veces, pero aún así conseguí sobrevivir, conseguí mantenerme aquí, mis hijos fueron mucho más fuertes de lo que tú creías. ¡Cómo ha cambiado todo!

Sé que sientes todo lo que hiciste hace tantas vueltas a Sol, pero también sé que tu ego es demasiado grande como para admitirlo. Solo me gustaría escucharte decir: “te quiero” o “lo siento”, pero quizá entonces todo explotase, ¿No?

No quiero que te preocupes, ¿vale? Además, ahora realmente no moriría, solo perdería mi forma, ya lo sabes. ¿Sabes? Creo que cuando Sol fallezca, todos lo haremos, pero solo temporalmente, en algún momento todo se reiniciará y volveremos a nuestra forma, volveremos a tu lado.

Esto era más o menos todo lo que tenía que decirte, siento no ser demasiado expresiva y haberte defraudado tantísimas veces… y siento molestarte ahora, sé que debes estar ocupado con tantísimas cosas, tienes que tener tantísimo trabajo, pero necesitaba hablar contigo, necesitaba decirte lo que sentía… Te echo de menos, mi querido universo, te echo tantísimo de menos… Solo, bueno, solo me gustaría poder hablar contigo antes de realmente morir.


Your obedient servant,


Comentarios

  1. oh dioses. es genial. me encanta. es sencillamente precioso.

    ResponderEliminar
  2. Aii *^^* Al principio me parecía cuqui pero luego cuando veo quién escribe mi corazón se ha roto un poquito en pedacitos. Espero que vuelvas a deleitarnos con un relato como estos <3

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Holaaa!
    Acabo de descubrir tu blog y... tu relato es precioso. Seguiré chusmeando para ver si que más encuentro por aquí.
    Te has ganado una seguidora más! Si quieres pasarte por mi blog, te espero.
    ¡Un besoo!

    ResponderEliminar
  4. Hola¡¡ Me llamo Ana y mi blog es http://booksflyin.blogspot.com.es/ Te he nominado para un booktag. Pasate por aqui (http://booksflyin.blogspot.com.es/2016/12/hola-queridos-lectores.html) para saber más sobre este tag.

    ResponderEliminar
  5. Que envidia me da que se lo hayas dedicado a alguien ¬¬ JAJA Broma XD Ejem, bueno, esto es lo que pienso antes de leerlo: 'Lo amaré como cada maravilla que sale de ti' yo y mi lado cursi. *mil años después* Y ya, lo acabo de leer y madre mía, es que tienes tantísima razón y sí, es un poco lamentable lo que estamos haciendo con la Tierra y no tomemos conciencia o solo sean unos pocos, lo cual no s que ayude mucho, porque otros siguen ahí matando la vida que hay. Me gustó, no, lo siguiente, amé la parte de Venus y Marte, tan adorables ellos *-* Bueno, yo considero a Plutón un planeta, espero que no sufra y deje de sentirse mal :c Eh, algo que me ha encantado es que tu forma de escribir la siento cercana y tiene mucho de ti -por algunas expresiones xd- Un abrazo enormeee Ruu! Que pases este año nuevo *no sé si lo celebres* de maravilla!<3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario