Brujas, no siempre perseguidas.




Brujas, brujas, brujas, señoras ancianas y horrendas con verrugas en su putrefacto rostro que foscan con muertos y beben bebés para desayunar, hay que empezar el día con energía, ¿no?

Desde un inicio, los intelectuales cristianos y los altos cargos que se formaron cuando la religión paso a oficializar han buscado crear una imagen muy negativa y peyorativa acerca de todo lo que era la magia, y es muy común la imagen de brujas siendo quemadas y asesinadas, aunque esta práctica fue mucho más común en la época Moderna que en el Medievo.

Resultado de imagen de hocus pocus horca
"¡Chicas, nos van a hacer un super masaje!"
Pero, ¿siempre ha sido así? Obviamente, no. Por mucho que ahora cueste creerlo.

Pero, antes de hablar de la magia y la brujería en el propio cristianismo o Medievo europeo, vamos a hablar de los antecedentes que encontramos en la cultura que más impulsó el cristianos tras siglos de persecución: el Imperio Romano.

Roma, al igual que en el sentido artístico y religioso, tomó de culturas ajenas como la griega, la persa, la egipcia... su magia, aunque hay autores que consideran que sí existieron formas de magia autóctonas de los pueblos de la Península Itálica. Entonces, ¿es lo mismo magia que religión? No, aunque es cierto que en Roma la línea que las diferenció fue mínima, e incluso llegó a "confundirse".

Algunos escritos indican que la diferencia radica en que las prácticas mágicas se alejaban del culto oficial o fueron un fraude o engaño. Ejemplo de esto es como Plinio afirmó que la magia era simplemente el "arte falaz mezcla de medicina, religión y astrología". Otra diferencia estaría en que la magia buscaría el interés propio sobre el del resto.

Circe
Bruja 10/10. Sorpresa: también tuvo un hijo con Zeus,
asco de tío, hostia.
Pero ¡boom! El cristianismo surge y en relativamente poco tiempo se convierte en religión oficial y acaba por cubrir todo un Imperio que lo acepta con cierta facilidad —obviamente, tras ser puesta como religión oficial, aunque también antes de esto, al principio en las clases más pobres— y con ello un enorme cambio en la mentalidad, sobre todo en lo referente a la magia.

Sin embargo, muchos teólogos antes de que esto sucediese ya criticaron la brujería:

Tatian el sirio (120-180) rechazó todo tipo de magia y consideró que amuletos y similares no tenían ningún efecto per se y que los demonios los habían creado para alejar a la gente de Dios. Además, para él, los demonios fueron ángeles que habían desafiado a Dios y que se habían convertido a la maldad.

En esta misma línea tenemos a Tertullian (160-225) quien afirmó que eran los demonios quienes enseñaban a las mujeres (Sé que estabais esperando a que empezasen a meterse con la mujer, aaay) el secreto de las hierbas curativas; es decir, afirmaba que las hierbas tenían diferentes beneficios, PERO que eran los demonios quienes enseñaban a usarlas.

Por último, tenemos también a John Chysoston (347-407), sacerdote que atacó a las mujeres que recurrían a otros métodos de salvación para sus hijos que no fuese Dios.

Como podéis ver, la mayoría de las críticas fueron directamente en contra de la mujer, principalmente porque solían estar rodeadas de plantas medicinales y tenían ciertos conocimientos más naturalistas en el ámbito de la sanación. Ejemplo de esto fue la primera mujer asesinada por brujería en la colonia de Massachussets: Margaret Jones.

Grandes brujas de la historia
Esta anécdota es de la Edad Moderna, pero tsss
Esta mujer fue una médica condenada por brujería poco después de que algunos de sus pacientes muriesen, aunque se cree que estos pacientes murieron por no querer tomar ciertos tratamientos adelantados porque temían que no fuesen buenos porque era una mujer.

Como podéis ver, desde un inicio todo lo que pudiese oler a magia/paganismo fue marcado como negativo por la Iglesia y desde un inicio se intentó promover la imagen de que era mala y de que toda la población tenía que dejarla, pero esto no funcionó demasiado y la gran mayoría de la población siguió creyendo, acudiendo a quienes podían realizar rituales mágicos, o incluso practicando estos rituales. Es decir, a la gente se la sopló lo que dijese la Iglesia

¿Qué hizo la Iglesia al ver que la gente no dejaba la brujería? ¡Prohibir creer en la brujería! Oye, decidme que no está bien pensado.

Durante un período de tiempo se prohibió creer en todo lo que no fuese puramente cristiano y se castigó a toda persona que afirmase que algunos de sus vecinos (o mejor dicho, vecinas) practicaba alguna de estas "cosas paganas y bárbaras". 

Pero, ¿cuándo cambió esto? Bien, el mayor cambio se dio con la fundación de la Inquisición en 1230, aunque al principio no fue concebida como una organización tal cual, sino más bien un grupo de elegidos para perseguir a los herejes cristianos: los inquisidores.

Resultado de imagen de inquisidores
ola ke ase? torturando o ke ase?
Estos inquisidores debían perseguir a los herejes: los Relapsers (esta información la leí en inglés y no he encontrado una traducción, perdón), aquellos que habían caído dos veces en el pecado: La primera con el pecado original de Adán y la segunda al abandonar el camino de Dios.

Pero, ¡sorpresa! se acabaron centrando más en perseguir a brujas que en su verdadera misión, por lo que el Papa Alexander IV les ordenó a actuar solo cuando la magia estuviese directamente relacionada con la herejía, aunque muchos consideraron que cualquier tipo de magia era herejía, así que poco hizo.

En este contexto empezaron las persecuciones, más cercanas realmente a un llanto de frustración por uno u otro motivo o enemistad contra alguien que realmente brujería. Finalmente, la Iglesia había conseguido vencer a la persistente magia.

Resultado de imagen de hoguera

¡Esto es todo! Pero antes de irme me gustaría comentaros que ya he diseñado un calendario más o menos para el blog: Lunes, temas en relación con la escritura; jueves, historia; y los sábados, relatos o algo extra.

Oh, y las próximas semanas probablemente haya menos entradas porque empiezo con *brillitos* globales *más brillitos*.

PD: Como siempre digo, no soy historiador y probablemente haya errores, cualquier cosa, comentádmela.

Un cyberabrazo, 





Comentarios