28 nov. 2016

Aprovechándose de la historia del arte.

Hoy, queridos míos, vengo a enseñaros cómo chupar del bote de la historia del arte a la hora de crear nuestros universos fantásticos. Pero antes me vais a permitir tomarme un paréntesis (Me estoy resistiendo a crear un meme de alguien tomándose un paréntesis en tazas de té) y comentaros unas cosas previas.

Estoy pensando en realizar unos cambios en lo que al blog se refiere para adaptarlo finalmente a lo que me gusta escribir y leer en blogs, además de que me estoy empezando a organizar con una agenda al puro estilo bullet super cutre. ¿En qué os afecta esto? El blog va a estar mucho más relacionado con la escritura y temas "culturales" que antes y quiero empezar a tomármelo algo más en serio y publicar algo más.

Ahora sí, ¡vamos al ataque!

Quien acierte por qué he escogido esta escultura,
le doy un beso cybermético.

Antes de empezar a meternos con la historia del arte y sus peculiaridades, me veo en la obligación de ordenaros recomendaros que os paséis por la entrada que nos enseña a parasitar de la historia, de Alister Mairon: Aprende a escribir parasitando la historia.

Como Alister no comenta en su entrada, la historia ha sido influencia constante en la literatura, fantástica o no, y muchas veces se comete el error de unir esta histórica política, económica, bélica... con la historia del arte. ¿Y cuál es el problema? Es decir, el arte es un reflejo de un contexto, propio del artista, pero durante muchísimo tiempo, de un contexto cultural general; por ende, está relacionada con la historia. Cierto y he ahí mismo el problema: se cambia el contexto y se introduce el mismo estilo de arte.

Pero este no es el único problema, sino que también al olvidarse del arte como algo separado, deja de representarse en las historias y darse por hecho y no se le incluyen cambios para, por ejemplo, adaptarlo a un nuevo contexto.

1.- Artes mayores y menores.

De esto mismo nos habla Malvael en su entrada El arte en la fantasía, así que os dejo con ella que os lo ha explicado perfectamente.

Mi única aportación es esta: Imaginaos un mundo donde hacer memes sería un arte mayor: ¡Por fin algo que se me daría bien!

Resultado de imagen de meme zeus cisne
En sus últimas entradas no ha metido este meme.
Tenía que hacerlo yo por ella.

2.- Crear construcciones propias.

Sí, queridos míos, hay más construcciones a parte de los castillos y las iglesias super gigantes al estilo gótico. Yo también me quedé sorprendido y to' rayao. ¿A qué quiero llegar con esto? Tened en cuenta la enorme cantidad de construcciones de las que podéis tomar influencia, añadir variaciones, crear calcos propios en otro contexto... ¡Mezclad las cosas

¿Qué tal un templo con las características exteriores del Partenon pero que en las partes "interiores" (Naos, pronaos y opistódomos) con características románicas o rosetones góticos? ¿Un arco del triunfo que sirva como entrada para un palacio? ¿Una terma al estilo romano transformada en un palacio?

Haced todas las mezclas que se os ocurran y experimentar con los estilos.

Perdonad lo cutre y simple que soy.
Aquí os muestro un ejemplo de esta pequeña mezcla que estoy utilizando para mi proyecto de novela. En este templo propio de un territorio, se mezcla el plano de un megaron (Inspiración de los templos griegos), con el estilo toscano y un templo sobre un podium, propios del mundo romano; y los grandes muros y diminutos vanos que iluminan puntos concretos con intención de transmitir la idea de recogida propia del primer milenio.

Es cierto que este ejemplo no es de los mejores, pero no sé dibujar mucho mejor y esto está hecho de manera super esquemática. Sorry not sorry.


3.- Cambios de mentalidad.

Es cierto que mostrar cambios en la mentalidad en una novela fantástica en la que la historia del lugar no tiene mucha importancia puede parecer innecesario, y quizá en la versión final lo sea, pero creo que desde luego es algo que el escritor debe tener al menos en la fase de worldbuilding.

Antes de explicaros esto os voy a poner unos ejemplos super sencillotes, ¿vale?



Mirad estas imágenes y decidme que en el Medievo no hay cambio de mentalidad. El Medievo puede que no sea el momento más luminoso del mundo o sí, en eso no me voy a meter, pero nadie NADIE puede afirmar que es un período sin cambios y de mentalidad estable.

La primera imagen (San Martín de Fromista) nos muestra una iglesia pequeña, con muros enormes y ventanitas pequeñas... cuya intención es mostras una Iglesia acogedora ante la posibilidad de destrucción de to' por temor al año 1000. En resumen, busca ser acogida y protección de lo malo.

La seguda (Sainte Chapelle) nos muestra exactamente lo mismo, ¿No? Exactamente, no. Nos muestra un enorme cambio de mentalidad con estas iglesias enormes y llenas de luz y vidrieras y color y altura. ¿Sabéis por qué? Bueno, en resumidas cuentas, con el aumento de las ciudades, se empezaron a construir grandes catedrales que destacasen y mostrasen el poder de la ciudad. Estas nuevas iglesias buscaban conectar la tierra con el Cielo (de ahí su altura) e identificar a la iglesia y a la Iglesia con un cielo en la tierra (de ahí la cantidad de ventanas —ventanas=luz— y las vidrieras llenas de colores o las estrellitas en el techo).

Como podéis ver, hay unos cambios de mentalidad muy grandes y es algo que no se tiende a representar, siquiera a reseñar de forma mínima, pese que, al menos a mi parecer, es algo muy interesante y que debe mostrarse.

4.- Diferencias culturales.

Este está muy relacionado con el anterior y creo que proviene del europeocentrismo y la idea de globalización que tenemos tan arraigadas en nuestra cabecita escritoril. Aunque es muy común que haya similitides entre diversos pueblos y culturas, ya sea en la mentalidad o en las técnicas artísticas, cualquier diferencia en la ideología, cosmología, religión... provocará pequeños o enormes diferencias en el arte.

Y de nuevo, un ejemplo que nos presta la historia del arte.


Aquí nos encontramos con unas esculturas construidas en momentos muy cercanos (El arte arcaico griego -primera imagen- influenció bastante al etrusco -segunda imagen-), pero aún así tienen muchísimas diferencias: 

El Kouros de Anavyssos nos muestra a un campeón de los juegos de manera idealizada, hierática y completamente alejado de la realidad; mientras, Los Amantes de Cerveteri, nos muestra una obra colocada sobre una tumba que buscaba representar a los difuntos de una forma muchísimo más realista (pese a la dificultad de las técnicas y tal).

Una nos muestra el idealismo griego, mientras la otra nos muestra el interés por lo "real" de los etruscos, que evolucionaría en el "retrato realista" romano.

Resultado de imagen de realismo romano
Alguien (probablemente un esclavo) hizo esto.
Tú y yo no podemos hacer un círculo con un compás.

5.- Tradiciones persistentes.

Este punto estaría más cerca de un 4.1.- que de uno a parte, pero este es mi blog y hago con él lo que quiero.

Este punto es muy importante para novelas en las que existan grandiosos imperios, pues, aunque se busque crear una unificación en mayor o menos medida, siempre habrá diferencias entre cada uno de los territorios, sobre todo si no aceptan demasiado bien a estos nuevos invasores, si están a tomar por saco... Por ejemplo, en Hispania, la romanización fue mucho más fuerte en el Levante, mientras que en la zona Cantábrica fue casi nula ¡Los vascos los expulsaron con piedras!

Resultado de imagen de retratos de al fayum
Por favor. mirad algunos de los retratos. Son oro.

Esto que he explicado lo ejemplifican a la perfección los retratos de Al-Fayum, territorio egipcio, que pese a haber sucumbido a las modas artísticas de Roma, siguieron realizando sus rituales de enterramiento. Es decir, en ellos se ve la influencia del Imperio sobre una zona que sigue realizando su culto a los muertos.

6.- El artista y el cliente.

Voy a terminar ya esto porque como siga poniendo numeritos, al que vais a momificar es a mí.

Oh, grandioso problema: diferenciar quién es artista y quién no. Pero no voy a entrar en ello porque es un tema largo y no tengo los conocimientos necesarios ni lo he pensado lo suficiente como para responder a ella aún. No, vengo a hablaros de la imagen del artista, una persona que ha pasado desde ser un chamán a un ser casi divinificado, pasando por un esclavo, uno más de una comunidad... ¿Cuál es la imagen que tiene la sociedad del artista? ¿Es un elegido de la naturaleza? ¿Un intelectual que actúa por orden de la Razón?

Al lado contrario tenemos al cliente, aquel que encarga la construcción de la obra. Al igual que el artista ha variado a lo largo de la historia, a veces ha sido toda la comunidad, otras han sido políticos que querían mostrar su superioridad...

En este sentido, me gustaría destacaros el caso del mundo helénico. Durante la época de las polis, eran las propias polis (obviamente desde la "voz" de alguien) las que encargaban estas construcciones; pero con la llegada de las grandes monarquías tras la caída del Imperio Macedónico (el Helenismo) fueron los monarcas quienes encargaron estas construcciones para remarcar su superioridad y su "derecho a reinar".

Imagen relacionada
Este enorme ALTAR fue construido con intención de realzar la monarquía de Pérgamo
y unirla al héroe Heracles (Hércules en Roma).



Esto es todo, pero antes de irme quiero dar un aviso a los navegantes: No soy historiador del arte, simplemente un estudiante de Bachillerato al que le mola la historia y la historia del arte, cualquier fallo, disculpadme y notificadlo. Esto es todo. 

Un cyberabrazo,









15 nov. 2016

Queridos alumnos.

Queridos alumnos de segundo de bachillerato, de cuarto de la ESO, de un módulo, formación profesional básica o lo que sea, quiero deciros hoy algo muy importante: Podemos con esto

Escúchame y métete esto en la cabeza, por favor. Sí, podemos con esto, podemos con esto y vamos a demostrarles que no somos su famosa "generación perdida", que no somos los restos que ellos han dejado de una supuesta generación maravillosa porque ¡sorpresa! somos maravillosos. Ellos, los que tienen cojones a llamarnos "perdidos", son los mismos que nos dejan en herencia este resto de un mundo  del que estamos tirando y mejorando cada día. Nos llaman pesimistas, perdidos, ninis y todo lo que les da la gana solo por no mirar sobre su reflejo y ver que estamos mejorando esto que nos han dejado. Porque quienes destrozan el mundo, quienes nos llevan a la perdición son ellos.

Podemos con esto, pero sobre todo, podemos con ellos.

Cada día buscan jodernos el futuro, dejarnos como esa "basura" que llaman, destrozar nuestros sueños, nuestras posibilidades y todo lo que somos. Ellos lo llaman "poner nuestros pies sobre el suelo", y lo llamo "jodernos".

Y tranquilo, respira, quizá necesites más tiempo, quizá necesites esperar o seguir otro camino al que estás haciendo ahora. No pasa nada, en serio, está bien. ¡Sigue así! Recuerda, hay algo muy importante contra lo que nos enfrentamos: nuestra felicidad. Tú felicidad.

Te mereces ser feliz. Mereces todo lo bueno.

Tras esta corta entrada para animaros/me a tirar hacia delante con todo este desbarajuste de vida que nos están haciendo, quiero informaros que Ru está de vuelta. No sé por cuánto ni el ritmo de subida, voy a vivir el hoy y a afirmar que estoy de vuelta.