Somos estudiantes, no robots.

¡Saludos!



Hoy voy a traeros algo que no suele caer por las estanterías de esta biblioteca: una entrada seria. Bueno, más o menos, que yo eso de ser serio lo llevo muy mal. Os vengo a hablar de algo muy típico que hacen los profesores: obligarnos a dar lo mejor de nosotros.

Y diréis: "Wow, eso es bueno". No, no lo es cuando es llevado al extremo que suelen llevarlo. Pedirnos una exigencia demasiado elevada solo puede acarrearnos problemas de muchos tipos. Muchísimos. Antes de seguir con la reflexión voy a utilizar un ejemplo para que veáis a qué me refiero.

Poneos en esta situación: Sois un alumno que ha conseguido un 10 de media en primero de bachillerato, es decir, un 10 en todas y cada una de las asignaturas. Todo genial, ¿No? El problema viene cuando vuestro tutor, con toda su buena intención, te pide que hables con él un segundo. Tú piensas que te va a felicitar, sería lo más lógico y normal, ¿No? Entonces os sorprendéis.

Ese tutor, el que tú creías que te iba a felicitar, te da una charla más similar a una bronca que a otra cosa. Es más, te está regañando, está insinuando que no has trabajado nada y que vas confiado a los exámenes. Y tú, obviamente te cabreas, te cabreas muchísimo porque él no ha visto las tres horas diarias de estudio que llevas encima o las tardes que has estado llorando porque no te sentías capaz de más, te has planteado incluso dejar bachillerato porque sientes que es mucho para ti, e incluso has llegado a hacerte daño físico porque no sabías como escapar ni qué hacer. Pero eso es algo que él no ve, solo ve que a los exámenes vas tranquilo porque sabes controlar tus nervios, y te piden que des más de ti, que dejes de ser una persona con sentimientos y que trabajes más y más. Porque no somos estudiantes, somos robots.

No somos personas, somos medios de producción.

Antes de seguir, decir que esto es aplicable a cualquier persona y que he puesto mi propio ejemplo (Por ello esa nota); sin embargo se da de igual forma con personas con peor media y no por tener una buena media soy mejor que esas personas. La nota es meramente un número, no demuestra NADA más.

El sistema económico en el que estamos situados nos obliga a dejar de ser personas y dejar todo lo que somos por un único fin: aumentar la productividad, esto hace que un trabajador sea un medio productivo más, sea simplemente mano de obra, un gasto que acarrear.

Esto mismo se ve traspasado a la educación: los alumnos no son personas con sentimientos, no son seres humanos con problemas o dificultados, son única y exclusivamente robots que deben sacar la mejor nota posible en un sistema educativo injusto que no educa ni premia, solo forma en la resistencia. Si no puedes soportar toda la mierda que se te echa, vas fuera. Eres un desecho, eres una molestia.

Al sistema no le importamos, solo quiere que seamos esa mano de obra futura que pueda controlar sin demasiado problema, quiero hacernos dóciles y manipulables.

El mayor problema está en que los propios profesores forman parte de esto, quizá queriendo, quizá sin quererlo, pero lo hacen. Nos exigen por encima de nuestras limitaciones, nos piden que demos un pelín más de nosotros sin saber que quizá la noche de antes hemos estado llorando. A fin de cuentas, saben que solo importa la nota que saquemos al final y da igual cuánto pasemos por medio, a fin de cuentas no somos personas para el sistema.

Para el sistema no somos estudiantes ni personas, somos números, somos robots.

Y sé que con esta queja no voy a conseguir nada, sé que son palabras que el viento se llevará como en un suspiro, pero es algo que quería sacar de mí, tenía que quejarme. 

Luchad, luchad por ser personas.

Saludos, 



Comentarios

  1. Estoy muy muy de acuerdo con lo que dices Rubén.
    PD: la entrada en sí me ha encantado por lo que la añado a favoritos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Ay, jo, ¿En serio? Me hace muchísima ilusión que vaya a favoritos <33

      Eliminar
  2. Muy buenas Rubén, estoy muy de acuerdo contigo, hay muchos profesores que meten demasiada caña y lo único que consiguen es bajarte el ánimo. Con Bachillerato lo mejor es tomárselo con la mayor calma que puedas y darle duro, porque es bastante duro de llevar pero muchísimo ánimo ^^ y por cierto, te he nominado a hacer un book tag, aquí te dejo el link de lo que tienes que hacer https://unaspaginasdemas.blogspot.com.es/2016/06/book-tag.html un besito y muchísimo ánimo y fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Nuria! El mayor problema creo que está en que los profesores buscan que demos lo mejor sin saber hasta qué punto nosotros podemos aguantar. Y lo de tomarlo con calma es algo que aprendí en el último mes fuerte de curso y es algo que debí haber puesto en práctica antes.
      Muchísimas gracias por nominarme, ahora mismo me pasaré *^*
      ¡Un cyberabrazo!

      Eliminar
  3. Holaa Ru :D
    Ya. Yo tampoco es que pueda ponerme seria por mucho tiempo, pero haré el intento. Quiero decirte que te comprendo totalmente, que a mí también me ha pasado, y sé que no es igual, pero al menos el sentimiento es parecido. A mí la verdad me parecía una forma de alentar a la persona el que te digan que des lo mejor de ti, pero ya de forma continua y sabiendo que el estudiante se esfuerza, ¿que nos creen? Y tiene lógica que uno se cabree que no somos de piedra y que después nos echen el drama encima que no valoramos sus consejos, por el hecho de ser "adultos" suponen saben todo -absolutamente todo- de la vida y no es así.

    Y bueno, decirte que el esfuerzo que le pones a tus estudios es palpable, por ello entiendo tu enojo. Así que no te rindas por nada de lo que te digan tus profesores, solo ten en mente que tu te esfuerzas y no es en vano. Como me dijiste en un antiguo comentario, tu profesor fue bastante capullo.

    Un abrazo ñ.ñ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kara! ¿Te he dicho alguna vez lo que me encanta aparecer por aquí y encontrarme siempre con tus testamentos? Es lo mejor de día <3

      El problema no está en que nos pidan que demos lo mejor, que tampoco lo veo mal del todo, el problema está en que nos piden cosas por encima de nuestras posibilidades, que nos piden hacer más de lo que nuestro propio cuerpo soporta. Se olvidan de que, al igual que ellos, somos personas y no podemos con todo.

      JAJAJA, me encanta que cites mi propio comentario, sos XD

      ¡Un cyberabrazo, cielo!

      Eliminar
  4. Me ha encantado. Muy fan, de verdad.
    th3readersdiary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Ay, me encanta que seas fan de la entrada, jo <3

      Eliminar
  5. Hola Ruben! tienes toda la razón! adelante !!!

    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Muchísimas gracias por quedarte por aquí, la cafetería está por esa puerta <3 (?)
      Es muy importante que luchemos por nuestro bienestar, es lo mejor que tenemos.
      ¡Un cyberabrazo!

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Muchas gracias por pasarte por mi blog y seguirme.
    Ya te sigo de vuelta y me quedo por aquí <3
    Saludos desde ¿Dónde está mi lápiz?
    :)

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo con todas y cada una de tus palabras. Es vergonzoso que estudiemos para tener buena nota o aprobar en vez de hacerlo por aprender, por conseguir más cultura.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente eso, es frustrante que cada vez que vamos a clase sea para prepararnos para un examen y que si quiero obtener cultura sea totalmente por mi cuenta porque si no, no obtengo nada. Hay veces que siento que pierdo seis horas de mi vida.

      Un cyberabrazo <3

      Eliminar
  8. No podría estar más de acuerdo contigo. Hoy en día solo se tiene en cuenta la mano de obra y que lleves a cabo tu trabajo de manera EXCELENTE. Nada más importa. No importan las depresiones que se puedan sufrir, no importan los problemas por los que ésa "mano de obra" esté pasando, lo único que interesa es que hagas tu trabajo sí o sí.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!
      Desde luego, solo importa que trabajes, que seas una pieza más en el ajedrez de la producción, peones sin importancia que deben joderse. Pero al menos aún nos queda nuestra lucha, aunque haya veces que nos la intenten quitar...
      ¡Un cyberabrazo!

      Eliminar
  9. ¡Hola! Yo también participo en la iniciativa seamos seguidores. Te acabo de seguir: mi blog es leerenlaluna.blogspot.com.es
    Todo el que quiera pasarse y seguirme me encantara seguirle de vuelta. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  10. LET ME LOVE YOU (>>*^*)>>

    (Ah, estoy dispuesta a darte mucho amor comentaril después de atreverme a comentar en tu última entrada. Lo siento /mucho/)

    No sabes lo bien que te entiendo. De verdad. Hace menos de una semana me felicitaste por mi nota de la PAU. Te dije no me había costado tanto.

    ¿Era mentira? No, era una verdad relativa. Comparado con los testimonios de mis compañeros, no me ha costado tanto. No me he sometido a noches de sufrimiento en vela. No me he dejado nada por el camino. Tengo mis escritos, mi saxofón, mis lecturas, mis series. Como siempre y como nunca.

    Pero a la vez, me pongo a pensar en este último año y se me hace un nudo en el estómago.

    He tenido ataques de ansiedad que me han dejado inservible, para todo lo que no fueran actos pasivos, durante una mañana entera mientras mi madre, que no entendía lo que significaban, me forzaba a coger el bolígrafo y a escribir números sin sentido. He llorado y he gritado y he pedido perdón llorando a gritos, diciendo que no tenían la culpa, que nadie tenía la culpa, pero que por favor, me dejaran sola, porque la iba a tomar con ellos, con él, con ella, y no quería, y no lo merecían.

    He tenido suerte, suerte relativa, porque ese estado me llegó dos veces, en el último trimestre de segundo de bachiller, cuando se supone que no comes ni duermes. He tenido suerte, suerte relativa, porque mi madre siempre me ha hecho dejar de estudiar a las nueve de la noche, no importase si lo necesitaba o no, y porque yo lo tenía asimilado, y sabía decir "ya basta".
    Pero sobre todo he tenido suerte por ser quién soy. Por llegar a una decisión que muchos dirían que no debería existir tras un día infame y elegir mis personajes, o los personajes de un libro, antes que los apuntes de biología. He tenido suerte porque, aunque me sintiera mal, también sentía que no debería sentirlo. Y he tenido suerte porque sabía que no era ese maldito taco de folios. Siempre tenía en mente que era más. Era mis historias y las de otros. Era el Campamento Mestizo y Georgia on my mind y era Roma y era Andrea y era Selena y no me avergüenza decir que mis propios personajes son los que han tirado de mí.

    Siento un vacío horrible al pensar en aquellos que se creen solo una nota. No debería ser normal llorar de la rabia y tener que tragarte las lágrimas y seguir, porque "este es tu año más importante", porque "sin esto no eres nada", porque "ya tendrás tiempo para relajarte en el verano". Mi suerte relativa, mirada objetivamente, por alguien que no hubiera pasado por esta enseñanza de loros y mulas de carga, nunca sería considerada como suerte.

    (Cont.>>)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Cont.>>)


      Mi suerte verdadera es la que realmente me ha ayudado. Mi suerte con mis padres, que jamás permitieron que dejase de ser humana por una asignatura, pero, sobre todo, mi suerte al tener pasiones que me llevasen hacia delante. Saber que, por mucho que te lo digan, ese número de mierda, esa sensación en la garganta cuando no tienes la nota que habías esperado tras dedicarte en cuerpo y alma, no es lo único de tu vida. Saber que eres mucho más, por mucho que tus profesores te digan que tener pasiones (o, en su boca, hacer cualquier otra cosa que no sea estudiar), que escribir, que tocar un instrumento, que hablar el idioma que amas aunque pierdas dos horas por la tarde a la semana, va a condenarte.

      Voy a ser sincera una última vez. Estos dos años han sido duros por esa gente. Me han dado tantas patadas en el estómago que pensaba que no iba a sobrevivir. Pero al final, sin identificarme con sus noches en vela y tampoco con sus sonrisas de suficiencia cuando me superaban, sin destacar, sin decir que quería hacer Medicina cuando preguntaban por las carreras porque creía que jamás podría tener esas notas, aunque supiera que fue mi elección, soy la que ha superado el pulso a mi propia mente. Soy la que no ha acabado como un zombie.

      Y a todos los dioses pongo por testigos de que la elección entre los apuntes y el ordenador en la que decidí darle un respiro a mi mente ha acabado beneficiándome más de lo que jamás creí.
      Ya te han dicho, y te dirán, que no puedes tenerlo todo, que es mejor que te centres en tus estudios, que ya lo harás. Yo te digo que no los tomes al pie de la letra, que luches por lo que te apasiona, que siempre tengas la certeza de saber que eres mucho más, y que nadie, nunca, provoque que dejes de creerlo.
      Soy un año mayor que tú y me queda mucho por sufrir y por vivir, pero esta experiencia me ha abierto los ojos. Mi consejo es que jamás dejes de ser lo que eres y lo que quieres. Mi consejo es que pelees. Mi consejo es que soportes todo lo que te digan, pero que sepas que hay más. Que soportes el pulso, por todo, por ti, que no te pueda nadie.
      Así es como se sale de este agujero que piensa en números y no en personas. Siendo distinto. Siendo todo lo contrario a un simple número.

      Cualquiera puede ser ese número que esperan los profesores de instituto que ya no recuerdan qué es estar en el otro lado, o que han sido forzados por el sistema a pensar que "no fue para tanto".

      El truco está en no complacerlos.

      Eliminar
    2. I let you love me <3
      Llevo como media hora pensando qué responderte y organizándome mentalmente para decirte todo lo que quiero decir. Primero, wow, muchísimas gracias por este pedazo de comentario.

      Yo por suerte también he intentado mantener al día más o menos mis escritos, la lectura y la guitarra este año los he tenido completamente abandonados; es más, solo he leído 9 libros en lo que llevo de año, lo que comparado al año pasado es poquísimo.

      Entiendo lo de los ataques, he llegado a estar sobre mi cama llorando y gritando que no podía más y le he dicho a amigos que iba a salirme de bachillerato porque sentía que mi cuerpo no daba nada más de mí y que iba a destrozarme.

      Yo también debo agradecerles a mis padres que me hayan prohibido estudiar más allá de las 22:00 y que cuando me veían llorando o muy mal me han dicho que dejase de estudiar, que relajase y que yo era muchísimo más importante que la nota que pudiese sacar y que una mala nota no era importante. Yo también he tenido esa suerte relativa.

      Me encanta escuchar que tus aficiones han traspasado ese ámbito de "hobbies" hasta llegar a ser una especie de salvación, me estás mostrando tú misma que se puede vivir gracias al arte, aunque quizá no del arte. Sinceramente, me dan pena esas personas que olvidan sus pasiones, que olvidan lo que es alejarte de lo que es "útil" solo por disfrutar, solo por ser quien verdaderamente eres y disfrutar con ello.

      Este año me ha enseñado una lección que sé que jamás de los jamases olvidaré: yo mismo estoy por delante de mis estudios, que estoy por delante de unas notas. Me ha enseñado que si quiero elegir entre mi disfrute, el ordenador o la música y una noche llorando por "dar algo más de mí", debo elegir sin duda el primer grupo. Este año me ha enseñado que YO estoy por delante de mis notas.

      Tomaré tu consejo como una nueva senda a seguir en mi vida sin dudarlo ni un segundo. Quiero disfrutar de mi estancia en el instituto, en mi último año en este centro por el que tanto he pasado y ni unas notas ni unos estudios me lo impedirán.

      Lucharé, lucharé por ser algo más, lucharé por ser quien verdaderamente soy. Lucharé por no complacerlos.

      Muchísimas gracias por comentar y por darme unos ánimos que verdaderamente necesitaba y, sobre todo, por enseñarme en esto una lección y unos consejos que seguiré.

      Un cyberabrazo tan grande como los astros.

      Eliminar

Publicar un comentario