29 mar. 2016

[Poema a poema] Primera dama.

¡Florales saludos!


Perdón por la imagen tan cutre

Hoy os traigo una nueva parte de este camino hasta ser un grandioso poeta. Estas vacaciones he estado sumamente inspirado, así que he escrito varios poemillas, aunque solo voy a traeros uno (El que más me ha gustado). ¡Espero que os guste!

La primavera nace 
en la verde flora
y en sus ilusiones
amapolas pinta 
muy sonrosada.

Primavera, primera
dama acalorada
que jubilosa danza
en su primera era;
cuando piar,
bufar o ladrar
son la música a escuchar.
Primavera, primera
dama que canta
a la creación, a la vida.

Primavera, ¿Digno
soy de tu don?



Image and video hosting by TinyPic

23 mar. 2016

[Poema a poema] Si joven muero.

¡Poetiles saludos!


Os preguntaréis: "¿Qué es esto de poema a poema? ¿Vas a caminar pisando poemas?" POR SUPUESTO. Bueno, metafóricamente, voy a pisar el camino hacia ser un poeta a base de mil poemas y borradores. La intención de esta sección es practicar y "obligarme" a escribir poesía. Para mí, como prosista, la poesía es una diosa que creo que jamás podré alcanza; pero quiero acercarme a ella con estas entradas.

Aquí la primera que quiero enseñaros, espero os guste y que os animéis a besar a la poesía con vuestra pluma.

Si joven muero,
rosas y no sepulcro quiero;
risas y aplausos y no llantos.
Quiero que mi cuerpo sea casa, 
quiero que mi alma sea cama.
No quiero nichos ni damas,
ni tampoco ser el nombre que aclamas.

Si joven muero, 
no me guardes en tu recuerdo.


¡Un cyberabrazo! ¡Nos leemos!



Image and video hosting by TinyPic

22 mar. 2016

[Relatos] Monotonía.



El sol te despierta como cada monótona mañana, como cada mañana desde que crees estar con vida. Te dispones a hacer tu habitual rutina: Te vistes, bajas a la planta baja de tu casa y desayunas. Tomas cereales, son rápidos de preparar y sencillos, hasta tú eres capaz de hacerlos. Como siempre, llevas prisa: de pequeño llegabas tarde al colegio, luego al instituto, la universidad y ahora a ese trabajo que ni siquiera te gusta. ¿Eres contable, quizá? ¿Trabajas en un banco, una importante empresa, una oficina? Bueno, estudiaste algo con salidas, no es el trabajo de tus sueños, pero tienes trabajo ¿No es lo que querías? Da gracias a tu dios, tus dioses, o a tu trabajo; lo que sea que valores más.

 Vas a tu aburrido trabajo, con tu aburrido coche en este maravilloso y aburrido día. Tomas el mismo camino de siempre, ¿Por qué ibas a variarlo siquiera? Te encuentras como siempre con las mismas personas: Marta, tu jefa que parece disfrutar con su trabajo más que tú con toda tu vida; Marcos, el recepcionista que muestra más sonrisas en una mañana que tú en un mes; Paloma, la chica que conociste en el gimnasio, hace deporte mejor que tú y encima está en un puesto muy superior al tuyo. Sí, las mismas personas de siempre. Esas personas que parecen disfrutar de todo por encima de ti.
En tu puesto, probablemente un enano cubículo donde pasas como todos tus compañeros, que nunca han cambiado, unas ocho e insufribles horas que desearías olvidar tras tu jornada laboral. Pero aun así debes agradecer por tu gris vida, podría ser muchísimo peor. Podrías estar combatiendo contra un ejército, podrías tener que huir de tu país y ser maltratado por tus vecinos, podrías ser acusado por algo que jamás pensarías siquiera en hacer… Así que sí, agradeces tu maravillosa suerte, en tu maravillosa y repetitiva vida ¿Recuerdas siquiera un color que no sea el gris?

Tras ocho horas que cada día parecen ser más eternas, sales del habitáculo, te despides de las mismas personas, tomas el mismo coche, el mismo camino y llegas a la misma casa. Una vez allí, no cambia demasiado, sigues la misma rutina: Te desvistes, te das un cálido baño relajante –El medio ambiente no te importa demasiado, ni lo hará—, cenas y te sientas en ese sofá con una vida más interesante que la tuya.
Crack.

Crack, se repite ese nuevo sonido.

Niegas con la cabeza, alucinaciones producidas por el cansancio crees que te producen oír cosas extrañas, cosas nuevas…
 Crack.

Otra vez ese molesto ruido que parece inundar toda la casa, parece inundarlo todo, parece que te inunda. No haces caso, serán los viejos muebles crujiendo, es algo que pasa a toda casa con los años, es algo normal...Normal, aburrido, corriente, usual.

Decides apagar la televisión, te aburría la misma programación de cada noche: los mismos programas, los mismos presentadores, las mismas malas series y películas; siempre lo mismo. Te levantas y colocas tus marrones zapatillas cubriendo tus horrendos pies, esos pies con marcas por falta de hidratación, con ese dedo meñique mal colocado y ese dedo pulgar que tan poco te gusta. Una vez los has cubierto, subes las escaleras que esa misma mañana habías bajado. Recorres el pasillo: segunda puerta a la derecha, tu habitación.

O no. Te has equivocado y has abierto la primera puerta, qué idiota, ¿No estarás nervioso por el ruido? Solo fue un crack, es algo normal, era solo un mueble, ¿Verdad? Ahora sí, abres la segunda puerta y entras. Enciendes la luz, provocando un enorme haz de luz que llena toda la habitación. Te metes en tu cómoda cama a la que estás más acostumbrado que a respirar y te arropas. Apagas la luz y cierras los ojos.

Crack.

Abres los ojos, cansado y enciendes de nuevo la luz. No hay nada, pero crees haber visto algo en la pared justo antes de alumbrar la habitación, ¿Unos ojos? ¿Una sombra? ¿Un ente moverse? No, sabes que no es eso. Eso sería extraño, raro, increíble y fantasioso. Sabes que esa visión ha sido solamente una ilusión de tu subconsciente por el miedo, lo sabes o quieres creerlo. Vuelves a sumirte en la oscuridad y a cerrar los párpados.

Crack.

Respiras profundamente, intentando hacer oídos sordos, sabes que no hay nada, sabes que nada de eso es cierto, sabes que es tu mente, una ilusión. Lo sabes. Vuelves a respirar y centras tu mente en tu normal mundo.

Crack.

Abres los ojos y te levantas furioso. ¡Es que no van a dejarte dormir esos estúpidos muebles! Vuelves a encender la luz. Coges unos tapones que solo te pones para ir a la piscina, odias que el agua te entre en los oídos y te vuelves a tumbar en la cama, apagas la luz y cierras los ojos para dormir.

Crack.


No lo oyes, has conseguido dormirte. Esos tapones te ayudaron. Pero tranquilo, no era nada malo, ni tampoco tus muebles están tan anticuados. Tranquilo, era yo, solo quería que me conocieras. Yo te conozco, yo te observo…

16 mar. 2016

Arte inmortal.

¡Saludos desde el otro lado!

Hoy os voy a traer una reflexión (No os esperéis tampoco algo mega super genial) sobre la palabra inmortalizar y el arte. Esto me surgió el otro día mientras estaba escribiendo, así que es probable que esta entrada esté llena de desvaríos extraños.

Primero de todo un poquito de etimología que es mu’ divertida y curiosa: Inmortalizar viene del latín, de la la unión del prefijo in- (No), el lexema mors, mortis (Muerte) y el sufijo izar (convertir en). Literalmente vendría a significar no convertirse en muerte, no morir.

Según la RAE significa: «Hacer perpetuo algo en la memoria de las personas» (Ponía hombres, pero si lo cambio nadie se dará cuenta), por lo que vemos rápidamente que significa: mantener en el recuerda, mantener durante las generaciones. ¿Cuáles son los métodos más comunes para ello? El arte. La literatura, la alfarería, la pintura, la escultura… El arte pervive cuando el autor ha sido olvidado.

Hay personas que consideran que con cada obra de arte su autor deposita parte de su propio ser, yo considero que suele dejar más que una porción, deja un infinito tiempo, deja más de lo que él será. Es sabido que el arte, al estar compuesto por materiales, se acaba deteriorando, prueba de ello son las obras que están constantemente siendo tratadas para evitar su perdición, pero ¿El arte en sí perdura más que los propios materiales con los que está hecha? Yo creo que sí.

Esto mismo se ha visto en la literatura o en la pintura, donde los autores no solo dejan algo en ella, sino que se meten a ellos mismos, tal vez por miedo al paso del tiempo, tal vez por querer ser inmortal, tal vez por querer ser eternos.

Un cuadro, por ejemplo, va a mirar a generaciones y generaciones pasar desde su creación y él seguirá ahí ¡Seguirá observándonos a todos incluso cuando su pintura haya desaparecido! ¿No es magnífico? El arte, esa habilidad tan infravalorada por algunos e incluso inútil en el pensamiento utilitarista que reina en la sociedad, sigue siendo la única capaz de hacernos eternos.

Todos tememos a la muerte, todos tememos a la inmortalidad, todos menos el arte, porque ella seguirá cuando todo haya desaparecido, el arte en su perfecto estado. ¿Queréis ser inmortales? Sed arte.


¡Un cyberabrazo! ¡Sed arte, todos podéis!



Image and video hosting by TinyPic

14 mar. 2016

Escritura automática.

¡Patatiles saludos desde el vacío interestelar!

Sé que hace 24601 días que no traigo nada, pero creo que finalmente he conseguido encontrar qué es lo que realmente quiero hacer con el blog (WOOOOO) y aquí volvemos con ganas de combate.
Bueno, hoy os voy a hablar de las ventajas que YO le encuentro a la conocida como escritura creativa y cómo me ayuda, aunque tengo también pesado hablaros de ella en un sentido más técnico con cosillas sobre psicología  y tal, pero debo investigar e informarme bien.

Cuadro surrealista de Dalí.
Primero, ¿Qué es la escritura automática o fluir de la conciencia?, Es un método de escritura en el cual el autor posa su instrumento sobre el papel y deja a los impulsos, los sentimientos, escribir, dejando al pensamiento lógico, las normas sociales y culturales fuera. En otras palabras, escribir desde el interior, sin hacer caso a lo que se debe escribir o cómo. Este tipo de escritura fue promulgado por los surrealistas, los cuales consideraban que de esta manera el “yo” interior era capaz de fluir, mostrando TODO lo que teníamos en nuestro interior.

Tras este inicio sé que todos estaréis pensando: “O sea, fumaban algo mu’ grande”. Bueno, puede ser, pero no creo que esa sea la única manera de usar este tipo de escritura porque yo creo haberla hecho y no he fumado nada.

Un ejemplo de libro surrealista.
Bien, ¿Para qué utilizo yo este método de escritura? Pues veréis, principalmente para cuando quiero escribir algo más “serio” (Algo en el que realice correcciones y esas cosis tan divertidas –No-) porque normalmente estoy tan centrado en que salga todo perfecto que parece que tengo encerrado a mi subconsciente en la cárcel más inquebrantable: La Razón. Lo suelo usar como calentamiento, pues después siento que todas las palabras salen solas en ese fluir de la conciencia. Al hacerlo me siento ligeramente más cómodo escribiendo, más liberado. También la uso porque sí, es decir, cojo: un papel y un boli y les dejo escribir a ellos.

A mí es algo que me parece realmente fácil, aunque, por ejemplo, mi profesor dice que para él es imposible y considera que solo un artista puede hacerlo (Tiene una concepción del arte muy en relación con dones que recibes al nacer, ya hablaré de ello) y a su vez dice que la ve imposible porque considera que la Razón siempre está controlando nuestros actos, yo no lo considero así.

 ¿Es la Razón la que dirige nuestras emociones y pasiones al escribir o son las emociones y pasiones las que controlan a la Razón? Yo creo que cuando se escribe están en ligero equilibrio, pero que con este método la Razón queda aislada y son las emociones las que nos gobiernan, dejando salir nuestro interior en el proceso.

Si veis que al principio os cuesta (Algo normal), escribid una palabra y desde ahí soltad todo lo que haya en vosotros; no es realmente la escritura automática, pero puede serviros si al principio no os sale como queréis. ¡Oh! Y si os sentís agobiados usad este método, os aseguro que os despejará.

¡Gracias por leer y escribid muchísimo! ¡Cyberabrazos!




Image and video hosting by TinyPic