Prometiendo promesas.


Con este título tan de postureo vengo a haceros, y a hacerme, una promesa: Reactivar el blog. 
Me encanta subir entradas en blog, tanto en este como en los anteriores que he tenido, pero siempre los acabo por distintos motivos: pereza, cansancio, vergüenza, creer que lo que hago es una cacota y una grandiosa lista de etcéteras.

Por ello, me comprometo, y os pongo por escrito, que a partir de ahora voy reactivar este saco de polvo en el que he transformado el blog e intentar, asimismo, formarme de distintas maneras y mejorar mi capacidad de concentración, conocimiento y, sobre todo, darme una responsabilidad constante y así ser capaz de hacerme rutinas, cosa que para mí es prácticamente imposible.

Bueno, no hay mucho más que comentar de momento. Un abrazo y prometo que nos veremos más.

Comentarios