Guía de supervivencia del estudiante masoca.

¡Huolas a todos, florecillas! En esta entrada os voy a traer esa grandiosa duda con la que nos enfrentamos todos al entrar a bachillerato (Principalmente por el medio que nos meten a todos): ¿Voy a morir en el intento? Pues aquí os traigo la respuesta, sobre todo si sois el estudiante masoca.

Os preguntaréis: ¿Qué es el estudiante masoca? ¡Muy fácil! Somos los estudiantes que no tenemos suficiente con el trabajo diario que llevan las clases, sino que además nos apuntamos a 24601 cursos y actividades varias (Yo por ejemplo ahora mismo estoy en dos cursos y dos actividades, estas últimas me ocupan unas dos horas de tiempo diarias, como mínimo, más ir a un club de lectura y llevar dos blog y el NaNoWriMo que en nada llega. Así que sí, no tengo demasiado tiempo).

PRIMERO DE TODO: No estudiéis a diario. No os engañéis, no lo haréis, además de que todos necesitamos un día para descansar, ver series o ser meramente una patata; sea lo que sea, todos necesitamos descansar y estar relajados. Pero no por ello, no hay que estudiar y dejarlo todo para el último día. Estudiad con días de antelación, es lo mejor sin duda.

Después, aprovechad cada segundo posible, y con aprovechad también incluyo hacer descansos que nos vendrán sumamente bien para continuar con energía y sin querer pegarnos un tiro. Haced esquemas, estudiad, dejad el móvil cuando hagáis las cosas porque será mucho mejor para vosotros; por ejemplo, si estudias algo en una hora (Contando que tardarías el doble con el móvil en mano) tendrás después una hora para descansar o lo que quieras.

No os agobiéis por nada, siquiera por la nota, porque lo único que hará será que os desaniméis y que queráis dejarlo todo y dormir, pero obviamente no podréis hacerlo. Respirad porque seguro que todo sale muy, muy, muy bien.

Organizaos, como sea: horarios, colores, post-its, miles cuadernos... Lo que sea que os permita tenerlo todo a un vistazo rápido y que sepáis donde está todo y no os tiréis horas buscando esos apuntes de literatura universal que os hacen falta para comentar algún texto...

Por último, aunque parezca obvio, aprovechad las clases. Atended a todo lo que el profesor diga (Si lo pilláis en clase, luego solo habría que estudiarlo y no memorizarlo o intentar aprenderlo en casa, y os quitáis trabajo) y aprovechad cada huequito entre clase y clase, cuando falte un profesor..., para adelantar todo lo posible. Cada minuto que aprovechéis en una clase es uno menos que usar en casa.

Relajaos y respirad. Vosotros habéis decidido meteros en este infierno que es el del estudiante masoca, así que respirad y mirad hacia delante, ya quedará menos para lo que sea que os hayáis propuesto. ¡Mucho ánimo, florecillas!

PD: Tengo pensado hacer una entrada con este título cada semana con algo más de trabajo —sobre todo cuando el NaNoWriMo inicie— para contaros cómo he aguantado.

¡Un abrazo y espero que os vaya genial!


Comentarios